DAiDC80XoAAxZ3h

Mario + Rabbids Kingdom Battle.

Nintendo una vez más, conoce su público y nos devuelve una nueva entrega de Mario, ahora superhéroe a jornada completa, ya no es ese fontanero italiano que rescataba a princesas en apuros entre limpieza de tuberías, esta vez acompañados por Rabbids, estos peculiares conejitos extraterrestres de todos conocidos por su serie de televisión.

La base de Kingdom Battle, como ya sabéis, recicla los pilares fundamentales de uno de los juegos de estrategia por turnos más influyentes de todos los tiempos: XCOM. De la obra de Julian Gollop toma conceptos como el movimiento en una cuadrícula táctica, los diferentes tipos de coberturas, los porcentajes de acierto en los disparos o el campo de visión, por ejemplo, simplificándolos en cierta medida para hacerlos más accesibles. Sin embargo, ya desde el comienzo de la aventura empieza a introducir ingredientes de cosecha propia, como el salto combinado entre dos personajes para ampliar el radio de acción o una mecánica de movimiento -imprescindible a lo largo del juego- que permite realizar un golpe cuerpo a cuerpo a los enemigos deslizándote por el suelo y volver a la cobertura para realizar un disparo u otra acción, maximizando la efectividad del turno. También aprendemos a usar la altura para tornar el combate en nuestro favor, o la aleatoriedad de enemigos como los Chomp Cadenas o los Boos, o Donkey Kong que atacan indiscriminadamente tanto a los héroes como a los enemigos si nos cruzamos en su camino.

5927e76dca1a644d498b4578-1

Con una estructura que imita los niveles de los Super Mario Bros. (1-1, 1-2, etc.) y dos encuentros por fase, Kingdom Battle es un juego que se adapta como un guante a la filosofía de consola híbrida de Switch: puedes jugarlo en pequeñas rachas en tus desplazamientos de casa al trabajo o bien en sesiones más largas cuando la conectas con el dock al televisor. El buen diseño de sus mecánicas y sus combates permiten incluso que en medio de un combate pongas la consola en reposo y retomes la partida sin sentirte perdido, y la guinda del pastel es un modo cooperativo con niveles independientes que puedes jugar con un amigo separando los dos Joy-Cons. Esto tiene incluso sus pequeñas variaciones intrínsecas, porque cada jugador controla un equipo de dos personajes y añadir un cuarto suma nuevas posibilidades no vistas a lo largo de la campaña individual.

El de Kingdom Battle es el triunfo de lo inesperado. Una mezcla sobre el papel imposible, como la de combinar a Mario con los Rabbids en un juego de estrategia táctica por turnos, pero que contra todo pronóstico acaba funcionando a la perfección para producir algo fresco, novedoso y con carisma. Algo que tanto las nuevas generaciones como los jugadores más veteranos, se sienten representados. Una propuesta distinta que le viene de perlas al catálogo de Switch, uno que poquito a poquito va demostrando que Nintendo va por el buen camino y que han aprendido de los errores cometidos con WiiU.

1498687078_mariorabbids-ign-1497305921118_1280w8

wv-magazine_nota-9

Anuncios